Staples
Vodafone
LVMH
FNAC
Womens secret
Mercadona
Fleury
Fast Shop
Leroy Merlin
Cortefiel
SONAE
Hospital Pequeno Príncipe
Pandora
MSC
Dia
Springfield
Sheraton
Unilabs
Unidade Local de Saúde de Matosinhos
Notredame Intermédica
Pró-Saúde
Hospital de Santa Maria
Rede Ímpar
Unimed Fortaleza
Luz Saúde
Pulido Valente
Centro Hospitalar de São João
Hospital LeForte
Hospital Platô
AC Camargo
Garcia da Orta
Hospital 9 de Julho
A.R.S. Lisboa e Vale do Tejo
Sabará Hospital Infantil
Santa Casa de Misericórdia da Bahia
Hospital IGESP
Staples
Staples
Vodafone
Vodafone
Estapar
Estapar
LVMH
LVMH
Womens secret
Womens secret
Pandora
Pandora
Springfield
Springfield
Fast Shop
Fast Shop
Worten
Worten
WestSea
WestSea
Wells
Wells
Vitaminas
Vitaminas
Villa Termal das Caldas de Monchique
Villa Termal das Caldas de Monchique
Via Porto
Via Porto
Veolia
Veolia

Tendencias recursos humanos 2021 por José Ramón

Tendencias recursos humanos 2021 por José Ramón

Transformación digital y un epílogo de “Valores”

Una de las cosas que nos ha enseñado el 2020 es que toda predicción quedó desecha tras la aparición del Covid19. Las cosas nunca volverán a ser como antes y aventurarse, por tanto, a establecer conjeturas es harto complicado, pero en cambio, si hay algunas en las que podemos acertar.

  1. Cualquier tiempo pasado fue mejor. Históricamente las grandes revoluciones siempre comenzaron después de drásticas convulsiones. Este año que comienza vamos a tener que cambiar muchos mecanismos y hábitos sean individuales, sociales, profesionales o empresariales. El mazazo de la pandemia nos obliga a un rápido cambio. Es decir, la palabra transformación digital es ya una realidad y quien no se acoja a ella estará perdido. Si pensamos que con solo colocar un código QR sobre la mesa de un bar ya está todo hecho, estará cometiendo un gran error. Estamos hablando de una revolución digital global que afecta al todo, no a un sector económico, no a un país, no a un tipo de sociedad, al todo.
  2. Campo de sueños. La transformación digital ahora es una realidad no un sueño. Adoptar una mentalidad digital o estar fuera del mercado, ese es el nuevo paradigma. Esto no significa tener más o menos followers en una determinada red social sino saber, conocer y utilizar herramientas tecnológicas que nos ofrezcan mejorar la calidad de servicio, de procesos, de logística, de recursos humanos y, por tanto, nos permitan crecer. Esto unido a una labor de consultoría “artesanal” en la que adaptemos nuestro producto a la demanda del mercado será vital. Es decir, la transformación digital desde mi punto de vista debe ser líquida o la simbiosis perfecta entre nuestra actitud o impronta profesional y la solución tecnológica mejor adaptada a la necesidad del cliente.
  3. Cosas de casa. Desde siempre se ha pedido flexibilidad a las empresas para poder compatibilizar vida personal con vida profesional. De golpe nos hemos visto trabajando desde casa y esto va a tener muchas consecuencias, entre ellas:
    • La empresa ha tomado conciencia de que se puede ser igual de eficiente y eficaz en casa que en el trabajo, es probable que cuando todo vuelva a la normalidad muchas empresas ofrezcan a sus empleados, jornadas híbridas entre la casa y las oficinas. En la oferta de empleo muchas empresas colocarán esta posibilidad para hacer más factibles sus búsquedas de personal.
    • Los convenios laborales, los objetivos, la paridad, la comunicación empresarial deberán acogerse a este nuevo entorno ofreciendo nuevos modelos de trabajo.
    • Las políticas de compensación se irán adaptando en función de objetivos, incentivos o beneficios sociales como tener tarjeta sanitaria, asistencia a la familia u otras que fomenten la conciliación o sostenibilidad.
  1. Up in the air. Si una cosa está dejando claro la pandemia es que una buena planificación de los recursos humanos es vital. Las plantillas se están ajustando al máximo en función de las tareas y las habilidades. El desarrollo de equipos multidisplinares que trabajen interconectados en varios centros productivos o la propia casa es vital. Por tanto, la eficacia y la eficiencia al dimensionar nuestros equipos se antoja clave. La persona adecuada, en el momento oportuno con la habilidad competencial requerida supone una reducción de costes para la empresa y una mejora en la calidad de vida del empleado. Todo ello, obviamente, repercutirá en una mejora de la calidad de servicio a nuestro cliente final. Las herramientas y soluciones de workforce management deben estar ya adheridas a cualquier proceso de transformación digital sea el tipo de empresa que sea.
  2. Diamantes para la eternidad. Siempre hemos hablado del fomento de la cultura empresarial como atracción del talento y como retención de este. Un empleado contento es el mejor embajador de la marca. La cultura empresarial debe ser líquida, es decir, ahora si que se debe apostar por la sostenibilidad, la conciliación, la flexibilidad y resto de ventajas que hagan que cada recurso sea único en un entorno privilegiado.
  3. Match Point. La imposibilidad de eventos o reuniones ha frenado en seco el llamado “networking” con lo que se van a tener que mejorar las habilidades para encontrar nuevas oportunidades. Ofrecer al mercado nuestra capacidad de atracción a través de vías de intrusión como, por ejemplo, la omnicanalidad, puede ser un buen estímulo para crecer y por tanto generar visibilidad positiva.
  4. La jungla de cristal. Si antes los acuerdos de partenariado eran ocasionales, ahora son necesarios ya que cuatro ojos ven más que dos. Un autónomo que tiene contactos puede ser el mejor aprovisionador de una gran empresa o viceversa, la empresa puede apoyar tecnológicamente al emprendedor y darle coberturas por servicio prestado. Es decir, cualquier tipo de sinergia es posible.
  5. Consejos vendo que para mi no tengo. Hay un mínimo vital actual como es:
    • Comprender o poder expresarse en idiomas, básicamente inglés
    • Tener conocimientos medios/altos de herramientas informáticas
    • Saber arriesgarse a tomar decisiones, liderar proyectos o simplemente intentarlo caminan ya juntamente con cada profesional.
  1. El mundo nunca es suficiente. Debemos ser conscientes de que podemos tener una oportunidad en cualquier parte del mundo. La visibilidad, la respuesta ante una pregunta, la exposición de producto, la negociación, el seguimiento, la logística de entrega y la integración, son elementos vitales para que nuestros negocios crezcan. La palabra global está ya implícita al ADN tanto persona como empresa. Debemos estar preparados para viajar ante cualquier oportunidad.

Epílogo

Hay algo claro, palabras como confianza, buenas prácticas y profesionalidad servidas con dosis de humildad, pero no exentas de prestigiar los éxitos deben crecer. En tiempos donde la pérdida de valores brilla por su ausencia, trabajar con empresas humanistas, donde los valores son piedras fundamentales será el mejor caldo de cultivo para una transformación digital perfecta y por supuesto, la mejor medicina para que nuestras empresas crezcan fuertes y sobrevivan tras la hecatombe.

Escrito por José Ramón Villaverde

Jose Ramón es especialista en WFM y tiene una larga experiencia en recursos humanos. Dada su pasión por la cultura, fue presentador del programa de TV La nueva ruta del empleo y da rienda a su mayor hobby, como es la escritura, donde es autor de 4 libros. Ficción: Otto, (Editorial Hades 2019), El baile de las ortigas (Editorial Haces 2017) y Deconstrucción de una lágrima (Editorial Hades 2014) y el libro de No Ficción: Películas, buenos consejos y cómo encontré trabajo.